Vendo mi vivienda ¿como particular o por inmobiliaria?

Vendo mi vivienda ¿como particular o por inmobiliaria?

Hace años, se vendían las viviendas corriendo la voz entre los conocidos y un simple apretón de manos era suficiente para cerrar el trato. Cuando empezó a crecer la burbuja inmobiliaria, simplemente poniendo un cartel en la fachada aparecían decenas de interesados. Pero actualmente, con tanta oferta  de viviendas en venta (más de 1.600 en Huelva capital) y con un ritmo de vida frenético, con jornadas laborales interminables, burocracia familiar, actividades extraescolares de hijos o nietos, etc. hay que esforzarse mucho para vender una vivienda.

Tendrá que sacar tiempo para:

  • Realizar una potente promoción de la vivienda, un anuncio en internet y un cartel en la fachada no es suficiente.
  • Tener siempre el teléfono operativo para responder, una llamada perdida puede ser una venta perdida.
  • Responder rápidamente el correo electrónico, los compradores solicitan información por multitud de viviendas, si no respondes rápido y no organizas una visita, el comprador visitará otra vivienda
  • Tener siempre la vivienda impoluta, para generar una buena impresión en los compradores
  • Tener disponibilidad mañana y tarde para mostrar tu vivienda, los compradores también tienen compromisos y obligaciones y seguro que no coinciden con los tuyos, pero si no te ajustas a sus horarios, podría ver y comprar otra vivienda.
  • Fijar el precio de venta correcto, y puede que no coincida con lo que te has gastado en ella o lo que necesitas. No vale fijarse en los portales inmobiliarios solo encontraremos información de viviendas en venta (no vendidas) y realmente hay que fijarse en las viviendas vendidas y estas no aparecen en internet.
  • Tendrá que sentarse a negociar, dejar a un lado las emociones y no indignarse cuando le presenten una oferta muy a la baja, o planteen objeciones. Es natural que los compradores actúen así, pero probablemente haya fijado un precio de compra superior, solo hay que negociar.
  • Tendrá que facilitarle la financiación al comprador y evitar que las entidades financieras lo desvíen hacia una vivienda de banco.

Todo esto se complica cuando vives lejos de la vivienda o tiene más de un propietario y cada uno distintos criterios  de venta, como ocurre en los divorcios y las herencias. ¿Quién responderá las llamadas? ¿Quién enseñará la vivienda? ¿Quién decidirá el precio? ¿Quién negociará con los compradores? ¿Quién ayudará al comprador a conseguir la financiación?

Tu solo  sin ayuda, puedes ocuparte de todo, ninguna norma lo impide o puedes acudir a gesticasa, contamos con la experiencia, los recursos materiales, técnico  y humanos que se precisan para una venta efectiva, sin sobresaltos y en el tiempo fijado.

DEJA UN COMENTARIO

Deja un comentario